Alberto Vazquez: “El tiempo es sabio, te borra muchas cosas y las heridas se quitan”

Cumplir cincuenta años de carrera artística no es algo que se logra fácilmente. Cinco décadas cantándole al amor con un repertorio de éxitos, han hecho de Alberto Vázquez uno de los artistas más importantes de la música romántica y ranchera.

“Para celebrarlo me presenté en el Auditorio Nacional y fue una cosa padrísima, un lleno total. Más adelante vamos a sacar el DVD pero ahora acaba de salir un álbum que se llama “Noche Mágica con Alberto Vázquez”, sus cincuenta años en un disco triple.

En la década de los 40, un 20 de abril, nació en el puerto de Guaymas, luego llegó a la Ciudad de México y con una gruesa y definida voz ha cautivado a miles de fanáticas. Aunque siempre veía la inclinación de su padre a su hermano mayor, nunca desfalleció en su lucha hasta conseguir incursionar en el mundo musical.

“Mi hermano cantaba precioso, solo que lo ponías en frente y no cantaba, se moría de pena. Arriba de nuestra casa vivía un maestro de canto, muy famoso y todo el mundo lo conocía, se llamaba Carlos Moreli y ahí venían muchos artistas, desde un Andy Rusell, Pedro Vargas o Hugo Avendaño. Yo recuerdo que me escondía debajo de las escaleras para ver quién subía y vocalizaba. El maestro lo escuchó cantar a Carlos y le dijo a mi padre; yo le voy a dar clases gratis, él tiene mucho poderío en su voz, pero mi hermano nunca quiso. Una noche de navidad mi papá le regaló una grabadora, en ese tiempo era de carrete y cuando Carlos la abrió se emocionó y mi padre le dijo: ¿cántanos aquí? Pero no quiso y claro papá se enojo, se la quitó regalándomela a mí. Aunque déjame decirte que nadie creía que yo iba a ser cantante por mi voz tan ronca, era muy raro mi tono, fue mi madre la alcahueta la que me dejó cantar. Lo que pasa es que mis padres cantaban también aunque no profesionalmente y mi abuela tocaba la guitarra, fuimos muy musicales”.

Tenía solamente 14 años de edad cuando cantó por primera vez en el teatro Alameda donde su papá era el gerente.

“Ese teatro era muy importante aquí en México, estamos hablando del año 54. Como yo cantaba y mi papá era el gerente, hicieron un festival musical organizado por la revista y les dijo que yo cantaba, que me dieran un chance, y desde eso no he parado hasta el día de hoy”.

Su camino ya estaba marcado y así Alberto Vázquez comienza a saborear las mieles del éxito grabando temas como “El pecador”, “Olvídalo” y “Tú significas todo para mí”, entre muchos más que fueron el comienzo de su carrera musical.

“Yo te diría que “El pecador”, de Rubén Fuentes fue la consagración definitiva y luego ‘Perdóname mi vida”, de Gabriel Ruiz. En el caso de la ranchera “Cocula”, nunca la grabé sino que la canté en una película con Angélica María, ella soñaba que yo era Jorge Negrete. Hasta el momento tengo grabados 125 trabajos discográficos, la mitad son baladas y la otras son rancheras”.

En la vida de todo cantante siempre hay una canción, que es muy importante, para Alberto la primera, la que lo hizo ser cantante antes de tener fama fue “Sixty Town’, y les llamaba mucho la atención que su voz fuera tan ronca y él cantara música para adultos.

“Por esa canción me contrataron para cantar en un bar, El Cadillac, no me pagaban y solo me daban la cena. Llegaba la gente y me decía: oye muchacho cántame tal canción. Yo me sabía rancheras, boleros, de todo y el primer show lo hacía con canciones para adultos, en la segunda parte hacía lo que se me diera la gana, temas en inglés así me las aprendía. Cuando la gente se iba me metían un billete en el saco y para la edad que tenía juntaba un dineral, plata que se la llevaba a mi mamá y ella me daba algo, hasta me sobraba para llevar a la novia al cine. Hasta la fecha inclusive mi hija es la que maneja mis cosas, gracias a Dios he tenido mujeres muy inteligentes que han sabido llevar mi carrera”.

Durante 42 años estuvo casado con la mujer que lo acompañó en el camino por la vida y la música, al ella fallecer dejó en un hoyo horrible de angustia y soledad, durante cuatro años, al cantante mexicano.

“Fue horrible, pero el tiempo es sabio y te borra muchas cosas y las heridas se quitan. Ahora me encuentro muy feliz, conocí a una española a través de mi página, nos vimos y nos enamoramos, claro para mí era una niña. Ella me decía que estaba enamorada de mí desde ‘Agujetas color de rosa’, y cuando me di cuenta estaba ‘chateando’ con ella y cantándole canciones de España como ‘La luna enamorada’, que me sabía desde chico. Es más, aquí está conmigo, se llama Elizabeth y está muerta de la risa. Tenemos un lindo bebé que alegra nuestro hogar, Juan Alberto, es precioso y me ha dado muchas cosas, es más, lo ves y has de cuenta que soy yo”, concluyó diciendo el orgulloso padre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.