Armando Manzanero, la magia y el romanticismo de un gran poeta

 

 El icónico cantautor mexicano Armando Manzanero el pasado 11 de Febrero se presentó junto a Francisco ‘Pancho’ Céspedes en el Miami Dade County Auditorium  para celebrar el mes del amor, logrando rencontrarse con su público que lo ha seguido por décadas.

Sus canciones no tienen límite ni tendrán jamás fronteras geográficas o idiomáticas, Manzanero es el compositor predilecto de las nuevas generaciones y por eso sus palabras le salen de adentro.

“Muy agradecido porque a pocas personas Dios les da la oportunidad de vivir tantos años y a pocos compositores también se les da que puedan estar en un escenario con muchos de ellos para seguir siendo grabados por varias generaciones. Mucho más que la primera canción que haya escrito todavía esté vigente, porque tiene que ser bien triste haber logrado un éxito y jamás volver a tener otro, a mí por el contrario me da mucha satisfacción lo contrario”.

A sus 16 años Manzanero era ya un gran pianista, él acompañó durante varios años a grandes intérpretes y así lo destacó.

“Le tengo mucho cariño a los artistas como a una Celia Cruz con su versión ‘Esperaré’ en el año 71, a Olga Guillot de los años 68 con un disco de larga duración que me hizo,  a Rolando Laserie en lo años 58 o a un Roberto Ledesma que tanto me cantó antes de que yo fuera Manzanero. Sí, porque me graben ahora no es problema, otra cosa fue que me grabaran antes, en esos tiempos bellos”.

Dueño de la canción romántica, nos recuerda sus épocas de serenatero.

“Yo trabajaba en un trío y llevábamos serenatas a la gente que nos contrataba. Cuando me hice músico íbamos a todo México porque en toda Latinoamérica existían las serenatas, y claro, la gente vivía en casas, fueran pobres, ricos o humildes. Ahora imagínese cómo llevaríamos una serenata al piso 12 o al apartamento 4700 imposible ¿no? Hoy todos vivimos para arriba y encerrados”.

Fue timbalero en el circo de los hermanos Padilla  y muy emocionado el maestro Manzanero nos habla de esos días en la gran carpa.

“Es el espectáculo más sano que existe. Los circos los amo con toda mi alma y es muy raro que año tras año cuando viene el circo de los Hermanos Padilla, el circo de más jerarquía, yo tengo que estar en dos o tres funciones. Soy un señor que no tiene empacho en tomar un avión e irse hasta cualquier parte del mundo, por supuesto con una hija, dos nietos, o dos hijos y cinco nietos, a ver el circo”.

 De lo que si siente muy orgulloso es de su Yucatán, tierra de ensueño, en donde tiene una valla con su nombre dándole la bienvenida a los turistas. 

“Que orgullo que me tomen de bandera para poder invitar a Yucatán, un lugar hermoso en todo su entorno. Está lleno de zonas arqueológicas alrededor, su comida es sencillamente deliciosa, única, muy condimentada, para estómagos buenos y fuertes, tiene playas por todos los lados y claro, no todos son como yo, los hay chaparros y feos también”, bromeó.  

Doña Rita, su abuela materna, era una señora maya que le enseñó el idioma de sus ancestros. 

“Y lo sigo haciendo porque todas las gentes que trabajan conmigo son gentes mayas así como yo y hablo con ellos mucho en maya, yo me siento muy orgulloso de ello”.

Siempre hay diferentes maneras de expresarse con la música, y para el cantautor no era la excepción, el tema ‘Somos Novios’ nace  de su segunda relación. “Lamentablemente fue así y digo lamentable porque fue un fracaso. Sí me hubiera encantado haber tenido una sola relación y creo que es la frustración más grande que tengo. El tema del amor es inagotable y al mismo tiempo con ciertas limitaciones. Qué  incongruente ¿no? O se habla de tristeza, o se habla de alegría o se habla de desilusión”.

En cuanto a unos de sus grandes mensajeros, Luis Miguel, así nos lo definió. “Es el medio más importante en donde nosotros, los de la vieja guardia, transmitimos nuestra música hacia las generaciones actuales”.

Armando Manzanero, un trovador de 76 años, sigue entregando su alma a todos los que amamos sus canciones. Son una verdadera  poesía y siempre las acompaña la gratitud de un público que seguirá disfrutando de sus letras en un sólo lenguaje: el de la música de ayer, de hoy y de siempre.

 

Fotos: Frank.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.