Enrique Iglesias Q&A parte 2

Llegó la semana del lanzamiento del disco nuevo de Enrique Iglesias “Euphoria”. Y para complacer a sus fanáticos, VIP Latino les regala la segunda parte de este chat con la súper estrella pop. ¡Que lo disfruten!

Hablando de este nuevo disco, hay muchos cantantes que hacen la analogía de la llegada de un nuevo disco, con la de tener un bebe. Este nuevo hijito musical para ti, ¿te abre el sentido paternal de tener un hijo real pronto?

No, aun no. Creo que para eso hay tiempo. Yo estoy perfecto como estoy, porque un hijo es una responsabilidad muy grande y hay que estar preparado.

Es que también se viene diciendo mucho que el matrimonio está tocando a tu puerta, ¿es eso real?

¿Dónde se dice? Seguro lo andas diciendo tú… lo que pasa es que siempre te quieren casar y si te casas, pues te divorcian. Es como una fijación, (bromea). No estoy opuesto al matrimonio para nada, pero gracias a Dios pertenezco a una generación con otro punto de vista. Pienso que un papel no me va a dar la felicidad, tu única garantía en una relación es encontrar a la persona idónea y confiar mutuamente.

¿Qué es lo que nunca has confesado de manera pública y hoy nos lo quieres contar en PRIMICIA?

Yo creo que ya lo he dicho todo, ¿no? Yo diría que pienso que tengo más fans hombres que mujeres.

¿Qué le dices a esos más de 40 millones de personas alrededor del mundo que han comprado un disco tuyo y que por eso llevan un pedacito de ti con ellos?

Pues que gracias de todo corazón y que se lo guarden muy bien, (ríe). No en serio, me siento más que afortunado y se lo dejo saber siempre, la mejor manera de reciprocar ese cariño es sobre el escenario, es como una gran fiesta para todos.

Finalmente, ¿Qué es lo mejor de ser latino y de vivir en Miami?

Pues salirte a pasear por Miami Beach ¿no? Ya te dije, a mí me encanta el mar y los deportes acuáticos. Ese es mi descanso y no lo cambio por nada.

¿Cuál fue el “aroma” familiar en el que creciste, esas imágenes que aparecen una y otra vez en tu recuerdo para darle forma a tus primeros tiempos de vida?

Recuerdo a mi abuelo. Era como un cascabel. Siempre alegre, energético y uniendo a toda la familia. Cuando murió a todos nos pegó muy duro, me impactó mucho ver llorar a mi Padre. Nuestra infancia no pudo ser mejor. Ambos nos dieron lo mejor de sí y aunque se divorciaron siempre han estado ahí. Cuando nos mudamos a Miami fue un choque, dejamos atrás muchas cosas, amigos, recuerdos y empezamos de cero. Otro idioma y otra cultura pero nos adaptamos bien. Miami es muy latino y a mí me alimenta el mar, me da como una sensación de paz y también de libertad.

¿Qué vinculación tienes con los orígenes filipinos heredados de tu madre: hablas el tagalo, estás involucrado con esa cultura?

No creas que tanto. Mi Madre es increíble, una mujer muy admirada, pero para mí es como una gran amiga. Hablamos con frecuencia pero no de carrera sino de cosas simples, cotidianas como todo el mundo.

¿Qué ha significado a nivel personal y profesional ser la extensión de dos personajes tan famosos en el panorama mundial: Isabel Preysler y Julio Iglesias?

No te voy a negar que influencias, pero no te creas. Ni con todo y apellido fui popular en la prepa. Las chicas no me hacían mucho caso, (ríe). Siempre fui flaco y me la pasaba con los chicos jugando fútbol. Más que el apellido es el reto de superarlo y de hacer las cosas por ti mismo. Eso puede ser una navaja de doble filo. La gente y los medios deben percibir que tienes contenido y que vales por ti. Luego de años de carrera creo es un reto superado.

Ya mucho se ha dicho y preguntado en torno a tu relación filial con Julio Iglesias. ¿En qué te pesa ese apellido? Como mortal cualquiera, ¿qué valoras de tu padre y qué le criticas?

Pues a la gente le provoca mucho morbo saber de esto pero no es tan complejo ni tan especial. Si te fijas, somos todos gente normal, padres, hijos, hermanos. Yo siempre fui medio complicado, metido en mi mundo. En la vida cada cual escoge su camino y yo escogí el mío. Él es el mejor padre del mundo, pero no hablamos de nuestras carreras. No fue ni ha sido necesario y es mejor así. Sobre la crítica, pues no me toca. Él ha sido un pionero de la Industria y eso se respeta.

¿Qué tal te la llevas con Miranda y tus hermanos paternos? ¿Te admiran? ¿Los frecuentas?

Vaya que ustedes se piensan que somos como los Monsters o la familia Adams, (bromea). Nos llevamos todos bien. Pero es igual que cualquier otra familia de hoy, que por razones del destino cada cual tiene su carrera, su familia, su ubicación geográfica. Como en toda Latinoamérica por sus situaciones hay familias desmembradas, argentinos en Italia, mexicanos en Los Ángeles, colombianos o venezolanos en Miami. Tal vez no nos podemos ver con la frecuencia que quisiéramos pero nos queremos mucho y sabemos que podemos contar los unos con los otros.

Es inevitable hablar de lo que sucedió cuando decidiste hacer tus maletas con destino directo hacia la música. ¿Cuáles fueron las convicciones y certezas que metiste en tu equipaje por entonces? ¿Cuál fue la experiencia más dura y tu primera victoria?

Pues es como un carrusel de vivencias. Fueron inicios llenos de sacrificios. Mis primeras canciones las escribí teniendo 15 años y aún hoy me hacen sentir bien. Yo no cambiaría nada de lo que viví. Ese miedillo de presentar esos primeros demos en el cuarto de tu casa. Viajar a México un día para firmar un contrato de cien páginas y al siguiente estar cantando con Marco Antonio Solís en una Plaza de Toros. Creo que he tenido mucha suerte. Los momentos que más recuerdo son ese primer día que me escuché en la radio! Wow o mi primer video en MTV, eso sí fue lo masssss, (exclama). Luego te montas como en un cohete a la luna, una montaña rusa, gentes, países, aviones… Se pasó todo muy rápido.

¿Cuáles son las bases de tu filosofía musical y como compositor?

Bases ninguna. Eso está en todos nosotros. Creo que cuando te enamoras por primera vez luces de colores y te pones cursi, unos escriben cartas y otros poemas. Yo escribí canciones. Claro que cuando estás despechao como que te inspiras más, (ríe). También influye rodearte de gente con esas mismas inquietudes. Un estrofa, luego una armonía, no es fácil… Hay veces que un tema sale en 20 minutos y otra en que pasa un año y no se te ocurre nada que te apetezca.

¿Recuerdas cuál fue la primera canción que escribiste a los 14 años, Enamorado por primera vez creo que eso lo dice todo eh? cuál era su temática?

Fue algo ingenuo pero universal… Eso es reto escribir canciones que toquen a gentes de todo tipo, de cualquier edad y pienso que aun me falta mucho por hacer. En eso son maestros prolíficos como Marco Antonio Solís o Juan Gabriel. Verdaderos virtuosos a la hora que llegarle al corazón de la gente con sus letras.

Decía Platón que “la música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo”. Luego de tanto éxito, ¿cuál es el estado “físico” de tu espíritu y con qué lo tonificas?

Pues lo unifico con una buena hamburguesa, (comenta jocosamente). Lleva mucha razón ese Platón, la verdad es que la Filosofía nos puede enseñar mucho a todos. Yo me alimento de dos cosas. Como artista de mi público y ese aplauso que recibimos al subir al escenario. No importa si estás en Sudáfrica o Londres, no me deja de sorprender cuán universal es la música. La segunda es el respeto por mi vida privada. Mantengo a mis amigos de infancia, también el equipo que me acompaña hace más de una década y ese espacio que me doy a mí mismo. No estoy peleado con mi soledad, al contrario. La necesito, soy un poco raro, uraño. Yo y mi ipod, en mi cuarto o frente al mar. Eso me hace estar en paz.

En el site Palabras retorcidas un internauta pronuncia su juicio sobre ti nada alentador: “Do you know/Dímelo es una canción plana, que no tiene nada nuevo que aportar, el disco es igual es como escuchar “Escape” o cualquier otro disco de Enrique Iglesias, no hay diferencia, crecimiento o algo nuevo, la mayoría del disco son baladas sosas, tiene una colaboración con un rapero y eso es el disco”. Ante tan punzante comentario, ¿Te has planteado el fracaso?

El fracaso es siempre una opción. Pero yo no lo veo como fracaso, sino más bien lecciones. Todos tenemos momentos buenos o malos y de esos se aprende mucho más. Después de Bailamos en mi discografía se destapó una caja de pandora en mi carrera. Eso dio un giro de 180 grados a mis baladas clásicas y el resultado me gustó. Así es Dímelo, una canción sencilla, pero con punch. Solo en USA 12 semanas número uno. Siempre habrá quien prefiera más un tema que otro pero las críticas son necesarias para crecer. Imagínate que aburrido sería el tener el 100 por ciento de aprobación en todo lo que hagas? Nos convertiríamos en robots.

¿Cuáles son tus armas para evitarlo?

Pues si tú encuentras la formula me la das, vale? Pues sí soy cantante, no adivino (ríe). Lo mejor sería una bola de cristal pero como no es lo mío, más bien me enfoco en hacer las cosas lo mejor que puedo, confiando en mi instinto. Yo personalmente me siento afortunado, un chaval como mucha suerte – 18 #1’s es como ganarse la lotería 18 veces, sería muy goloso de mi parte pedir más.

Desde tu primer disco hasta ahora, ¿cómo ha cambiado la manera en la que compones? ¿Todavía tienes tiempo para encerrarte a componer?

Uffff pues ha sido mucho tiempo. He cambiado lo normal porque el instinto es el mismo. Tal vez tenga menos tiempo que cuando escribí mi primer tema a los 15, pero lo demás igual. Sigo siendo un poco inmaduro. Irreverente, (ríe). Me gusta no perder ese niño que llevamos dentro. Tampoco me gusta tomarme esto muy en serio. Esta es una carrera muy bonita y el precio de la fama es muy pequeño frente a todo lo que recibimos. A veces me inspiro en inglés, otras en español. No tiene que ser de día o de noche, pero las ideas están siempre flotando. A veces es algo que dice un amigo, o una fan. Algo que escuchas en la radio. Otras es una melodía la que te persigue por días. La verdad es que nunca se sabe. Hay canciones que se tardan meses y otras que se escriben en 20 minutos. Así me paso con la que hice con Coti, Donde Están Corazón?… nos llevamos muy bien escribiendo, nos tenemos mucho cariño y fue fácil. Creo que a la gente le gustó. Imagínate es mi 18 numero uno! Es como haberse sacado la loto 18 veces.

Del primer disco a éste, ¿cómo has crecido como cantante y letrista?

Pues creo que eso es mejor dejárselo a los críticos y a los fans. Yo solo te puedo decir que me he divertido mucho, que he conocido gente increíble. Esta carrera me ha dado la oportunidad de conocer otras culturas y países y esa es la mejor escuela. Se aprende mucho no creas, solo observando al ser parte de eventos grandes, premiaciones o simples festivales. Cada día algo nuevo y eso es lo mejor. Lo que más me da miedo en mi vida es la monotonía. Aburrirme, caer en un letargo. Creo que no se descansar y menos dormir, (ríe). Tienes momentos buenos y otros en que vas en picada. De esos se aprende mas, eso es seguro.

Cuando salió tu primer disco, todo era una incógnita: tenías un nombre famoso pero grababas para un sello que no se especializaba en pop romántico (Fonovisa). Cualquier cosa pudo haber pasado, pero el éxito que tuviste sobrepasó todas las expectativas. ¿Te esperabas la magnitud del éxito?

Yo he sido un chaval con mucha suerte, me he topado con gente que ha sido crucial en mi vida. Muchos de los periodistas como tú, los productores de tele, las gentes de la radio, siguen siendo mis cómplices, mis amigos. Y es que definitivamente es como una gran familia extendida por muchas ciudades y países. Mis inicios fueron como una bola de nieve cuesta abajo. Obvio que tenía muchos miedos e inseguridades, era un chaval! Pero todo se fue dando tan rápido que no me dio tiempo ni de realizarlo. México fue la catapulta de todo, a ellos le debo mi carrera. El público latino es el más leal de todos y mis fans han crecido conmigo y hoy van con sus hijos a mis conciertos. Es como una gran fiesta.

¿Qué relación tienes con tu hermano Julio y por qué crees que su carrera nunca despegó como la tuya? El único disco de él que escuché (Tercera Dimensión) no suena mal, ¿no?

Mi hermano es un gran chico, muy divertido y nos queremos mucho, pero entre nosotros como familia tenemos como código no opinar sobre nuestras carreras. No nos toca, ¿sabes? Cada cual es responsable de sus decisiones y la verdad es que no me siento apto para ser juez de su trabajo.

El Otro día te vi en la tele, en uno de esos programas horribles del mediodía. Y me gustó mucho cuando estabas leyendo de un cue card y dijiste “A ver, súbele un poquito’, o algo así, porque no podías leer bien. ¿Hasta qué punto te gusta ir a esos programas y en qué medida te gusta jugar al filo del reglamento como lo hiciste en esa oportunidad?

¿Horrible? Venga que le voy a decir a ellos que te inviten. Sabes que, creo que lo importante en esta carrera o en cualquier otra es no creértela demasiado. Debes estar con gente que te centre, con los pies bien plantaos en la tierra. Este disco mío es de la gente y para la gente que ha recorrido estos años de carrera junto a mí. Cada canción tiene una vivencia, un recuerdo muy bonito y especial. Para mí la tele y la promoción, pues como para todos, es dura, pesada. Pero al final es lo que hacemos y esos son los conductos para llegarle al público, ya sea en español o en chino. Para mí, mi reglamento es mi instinto y la lealtad. Un Don Francisco o una Susana Jiménez que te han apoyado toda la vida, pues igual en otros países, uno a la vez y a mí me gusta tener ese contacto.

Dame un Adelanto de una letra nueva que todavía no hayas grabado o lanzado.

Hombre que le estás pidiendo peras al Olmo, (ríe).

¿De todos los cantantes con los que has hecho dueto en estos años de carrera con cual fue más memorable trabajar?

Creo que todos han simbolizado algo especial. Me gustó mucho trabajar con Whitney Houston. Creo que hay que hacer más, las colaboraciones nos hacen crecer y el público lo valora.

Con excepción de Shakira ningún otro cantante hispano ha logrado acercarse a ese total reconocimiento en ambos mercados (hispano y anglo) e internacional que has logrado tú. ¿A que se lo atribuyes? ¿Qué has hecho que no han hecho los demás?

He tenido suerte, también hay que luchar por lo que crees, por ser auténtico y creo que Shakira lo es. A mí no me deja sorprender el éxito en otros mercados. Sudáfrica, Francia, Londres, en fin – es una mezcla de suerte con un buen trabajo de equipo. Hay que escuchar y saber crecer, tratando de reinventarse sin perder la esencia. Y tampoco creérselo mucho sabes, yo sigo siendo el mismo chaval inmaduro. Me gusta divertirme y dentro de todo ser normal.

He escuchado que quieres retirarte joven. ¿Qué piensas hacer entonces? ¿Estás esperando a retirarte para casarte?

Pues no creas todo lo que oyes, además son tres preguntas a la vez, (ríe). Lo del retiro lo tengo medio confuso. La verdad es que me veo en una isla haciendo surf pero igual quién sabe, hay que esperar el momento. Es que ahora no me veo cantando Bailamos a los 60, pero si los Rolling Stones pueden por qué yo no! Lo del matrimonio y la prensa es como una infatuación. Nuestra generación tiene otra mentalidad sabes. Ante si no te casabas antes de los 20, eras un solterón, pero ahora se casan después de los 30 y a los 40 están pariendo su primer hijo. Los tiempos cambian.

Ya llevas años de noviazgo con Anna Kournikova. ¿No es demasiado tiempo según el reloj de Hollywood? ¿Le tienes miedo al matrimonio?

Pues según el reloj mío nos va fenomenal, (ríe). Le tengo más miedo a la monotonía que a todo lo demás. Yo no es que esté opuesto al matrimonio pero pienso que no hace falta un papel para ser feliz o para hacer valida una relación. Además es que no se si Anna se casaría conmigo, (bromea). Los dos la tenemos muy claro y lo importante es que tu pareja confié en ti, estos años se han pasao muy rápido.

¿Te ha sucedido algo simpático cuando has escogido a alguien del público para cantarle Hero en tus conciertos?

Pues miles de cosas, me han agarrao las nalgas más de una vez (ríe) y luego hay otras que no me sueltan, pero me encanta esa energía de las chicas, su aprobación y ese aplauso es el mejor premio que puedo recibir.

Eres el más accesible de las grandes estrellas. ¿Nunca se te han subido los humos?

¿Para qué? Ya os he dicho que sigo siendo el mismo, un poco inmaduro y bastante bromista. No me gusta tomarme las cosas demasiado en serio y ustedes son nuestro enlace con la gente de allá afuera. ¡Vamos! Es lo menos que puedo hacer pa’ llegarle a las chicas.

¿Has tenido que pronunciar las palabras “Do You Know Who I Am?” para lograr algo?

(Suelta una carcajada), Me gusta mucho esa pregunta. Seguro lo han dicho otros antes, pero yo es que soy muy tímido. Jamás iría por la vida de patán. Y no siempre fue así eh, en la escuela fui el menos afortunado. Las chicas no me hacían caso. Era muy flaco jeje

¿Te fastidia seguir los dictados de la moda? ¿Nunca te vistes de etiqueta?

Soy cero fashionista y es que vivir en Miami te hace vivir relajado y casual. Playeras, vaqueros y gorras con tenis! Hace falta algo más? Sobre la etiqueta pues no sé, si tuviera que ir obligado optaría por un traje negro, pero esperemos que no.

Cuando comenzabas tu carrera en Miami con un seudónimo, no querías que se sepa que eras el hijo de Julio. Hoy ya es una anécdota, ¿pero volverías hacer lo mismo?

Esa es una historia un poco trillada, pero como todo adolescente, no importa si eres hijo de Julio, de una actriz famosa o del boticario de la esquina, como joven quieres hacer tu camino. No es por rebeldía, sino más bien es un comportamiento natural de la edad. En mi caso yo también era muy tímido, creo que me daba miedillo la probación de los demás. En fin, que confiando en mi instinto y con el aval de mis amigos, comenzamos el camino y ya vez que lo demás es historia. Lo importante es ser autentico y fiel a tus principios.

¿Qué recuerdo te queda de aquellos comienzos?

Pues recuerdo que todo era muy reducido. Recuerdo presentar demos a la compañía en mi cuarto. Digo también tengo recuerdo bonito. Yo tuve los mejores padres del mundo. Mi abuelo era como el ancla de la familia. En la escuela fui un poco disperso y las chicas no me hacían muy caso porque era muy flaco y alto. Más bien le pasaba jugando futbol con mis amigos. Pero siempre sentí esa necesidad y tenía la espinita de que este era mi camino. No me voy a olvidar nunca del primer día que escuche mi música en la radio, mi primer video en MTV. Wowww! Hay cosas que nunca se olvidan, aunque a la fecha yo sigo siempre el mismo chaval, un poco inmaduro y con la misma capacidad de sorprenderme por los detalles más pequeños.

¿Cual fue el álbum o la canción que te abrió las puertas?

Yo creo que fue todo. Aunque al final son las canciones – los verdaderos protagonistas de tu éxito. Sin esos buenos temas no hay nada. Lo mismo en las películas, hace falta una buena historia, un excelente guión. Hay grandes intérpretes que no llegan a conectar a la primera, como te digo – el éxito te los dan las composiciones y en mi caso ese ha sido un factor prioritario, porque he contado con esas canciones con las que la gente se ha logrado identificar.

En estos años de carrera musical seguramente te han tocado momentos de estar arriba y también abajo. ¿Puedes describir lo que siente el artista en ese momento?

Hombre cuando tocas fondo es cuando más aprendes y es que tiene que ser así. Somos humanos y como en todo hay subidas y bajadas, lo importante es aprender y no lamentarse, sino más bien seguir y esforzarse por hacerlo cada vez mejor.

¿Cuáles crees que fueron tus condiciones que se dieron para llegar al éxito?

Hay un dicho que dice right momento right place… yo creo mucho en eso. Las cosas a veces no se pueden empujar mucho, más bien se dan y llegan cuando convienen y así fue con mi carrera. Te digo que soy un tío con suerte. Mi primera canción la escribí a los 15 y poco después ya estaba volando a México para firmar un contrato de 100 hojas. Ese país fue mi plataforma, siempre he dicho que le debo mi éxito a México. Otros países como Argentina, Puerto Rico, fue como un efecto bumerang. Todo se dio muy rápido, fue como una montaña rusa con pura vueltas, pero yo me lo he disfrutado al máximo.

¿Esa distancia profesional con tu padre también existe en la vida sentimental, o después de tanto tiempo se fueron limando asperezas?

Eso de las asperezas es otro mito urbano provocado por los medios. Los hijos crecen, se casan, se van. Así es el proceso de la vida. En el caso de nosotros, tenemos una relación y aunque no nos veamos o frecuentemos tan a menudo está vigente el cariño y el respeto, al igual que con mi madre y mis hermanos. No te creas todo lo que escuchas ehhh.

Los fans quieren saber. ¿Es posible un dúo entre padre-hijo Iglesias así como los hicieron los Fernández en México?

¿Los fans o tú? Pues cada cual tiene su estilo y su trayectoria. En nuestro caso no creo que sea algo que se pueda planear. A la fecha no fue necesario y creo que es un asunto que hay que dejar descansar.

Para despejar dudas, ¿sigues enamorado de Anna?

Pues seguimos juntos que ya es ganancia. En la vida hay tiempo para todo, yo me la llevo muy bien con Anna. Creo que es más fácil quejarse de que no tenemos tiempo para una relación que actuar y comprometerse. La verdad es que yo me paso la mitad de mi vida en un avión con mi equipo. También me gusta estar solo – porque disfruto mi soledad, pero con Anna esta el respeto la confianza y es bonito saber que cuentas con alguien que te apoya y que está ahí para ti. Nos la llevamos muy bien así, es que no hace falta un papel para certificar las felicidad, lo que hace falta es el compromiso y ese está.

¿Qué te gusta de la comida rusa?

Pues yo como de todo hombre. Hasta hamburguesas en el drive thru…

¿Vodka o sangría?

Prefiero la vodka

¿Qué significa la noche para ti?

Pues depende con quien, (comenta jocosamente). La noche significa algo diferente según la edad y el lugar. Si estoy en mi casa de Miami, es paz, tranquilidad, un paseo en bote o una cena con amigos. Claro que si estoy en Acapulco o DF pues hay que salir a disfrutarla afuera. Los más chicos se van a la disco y al after y los más grandes a la cama.

El mercado anglosajón significa mucho (tanto en proyección como en dinero) para todo artista que quiera considerarse “mundialmente conocido” ¿cuál es tu opinión al respecto?

Estados Unidos es una potencia indiscutible pero los artistas no nos debemos a un mercado. Lo mismo cantamos en Suráfrica que en París. Por ejemplo al DF vienen siempre los más grandes sin importar su nacionalidad y es que la música no conoce de frontera. Claro que es evidente que triunfar en EU pues te coloca en otro nivel y de eso se trata el sueño americano.

SOBRE TU CARRERA:

Desde el principio de tu carrera, no te limitaste a solamente interpretar las canciones, tú escribiste las canciones y produjiste también tu material, lo cual es extremadamente difícil para alguien que inicia. ¿Nos puedes contar cuáles fueron los principales obstáculos que tuviste que saltar para su realización?

Pues no tener dinero. Creo eso era lo más intenso. Yo trabajé con mis amigos más cercanos. Hicimos de tripas corazones. Tocamos puertas y yo recuerdo que le mostraba mis canciones al sello con reserva y hasta con pena. Es que es un momento en el que esperas un veredicto, una aprobación para saber si vales o si tienes futuro. Me di con gente que creyó mucho en mí y que me dejo crear y desarrollarme. Ese creo que fue el secreto para mantener mi identidad y abrir mi propio camino.

Llevar los apellidos “Iglesias y Preysler” te facilitó, complicó o simplemente no influyó en el desarrollo de tu carrera una vez que conocimos tu primer disco…

Pues no te creas. Mucha gente puede pensar que eso de los apellidos es una garantía, pero más que eso es un riesgo, un peso que llevas a tus espaldas y que debes superar por tus propios méritos. No me tomes a mal, tengo el mejor padre del mundo y de mi madre ni hablar, es la más guapa… pero en mi familia cada uno trato de ser planeta propio. Nuevamente te digo que cuando salí con mi primera producción creo que fue una sorpresa para todos y México fue la punta de lanza de todo el proceso.

A los tres años de tu carrera te convertiste en el artista de habla hispana con más ventas a nivel mundial ¿qué te hizo sentir y pensar en ese momento?

Me hizo pensar que era mi verdadera vocación y que no me había equivocado. Las canciones van y vienen pero lo importante es tratar de superarte, de aprender de los errores, de levantarte y ser fiel a los amigos y a tus fans. Ahora me hace recordar tantos momentos, tantos países y rostros. La verdad es que no me figuro haciendo otra cosa, mi vida es la música y subirme a un escenario a cantar.

¿Cómo ves ese éxito ahora en retrospectiva?

Lo veo como pequeños y grandes momentos de felicidades. Un baúl lleno de anécdotas, de mil maldades y es que me encanta estar jugándoles bromas a mi amigos, a los de la disquera que a final de cuenta son como tu segunda familia. No hay que tomarse esto muy en serio, hay que mantener vivo el niño que llevamos dentro.

Has hecho un dueto con Whitney Houston y en tu video “Hero” tuviste la participación de Jennifer Lowe Hewitt ¿con qué otra mujer artista te gustaría hacer un trabajo en conjunto? ¿Hay alguna otra estrella con la que te gustaría participar en algún proyecto en específico?

Si he sido muy suertudo pero no sabría contestarte eso ahora hay mucha chavas guapas a las que admiro. Creo que más bien dependería del proyecto.

¿Has pensado seriamente incursionar en forma en la actuación?

No lo descarto, me apetece mucho más la comedia que las cosas dramáticas. Si nos llega un proyecto interesante, por supuesto que lo haré pero mi prioridad es la música. Es un momento muy importante para los latinos en el mundo entero, hay directores muy talentosos, actores jóvenes que se están quedando con Hollywood. Eso me da gusto. Por ejemplo Barden, que es un tío con mucho impacto. Me encanta su trabajo.

¿Qué eventos o participaciones te han dejado un recuerdo muy especial y por qué?

Creo que todo ha sido importante, desde estar en un Súper Bowl hasta participar en el Live Earth. Cantar en la plaza de Toros en México y que se subiera Don Marco Antonio Solís, guaaa… los máximos! Te digo que soy un tío con suerte.

De todos los reconocimientos que has recibido ¿hay alguno que tenga un sabor muy especial? ¿por qué?

Los reconocimientos son todos valiosos para un artista pero en realidad el termómetro y el verdadero premio es la aprobación y el aplauso del público. Cuando llegas a un país que no es el tuyo como Londres o Sudáfrica, Francia o Siria. Cuando vas a cualquier país de Latinoamérica y ves fans que te siguen, pues ese es mi premio, porque quiere decir que nuestro mensaje les llega y que estamos haciendo algo bien.

Fuente: Crossover Agency

2 thoughts on “Enrique Iglesias Q&A parte 2

  • 24/11/2011 at 10:37 am
    Permalink

    just enrique iglesias
    mmmmmmmmmmmm i love you baby

  • 24/11/2011 at 10:39 am
    Permalink

    just enrique iglesisas mmmmmmmmmmmmm i love you baby

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.