Gustavo Galindo nos habla de su eterna y fiel compañera

Desde muy niño comenzó a tocar la guitarra. Luego empezó a escribir sus propias canciones y estando en la universidad, en Claremont, California, formó la banda "Blue Judy". Gustavo asegura que su inspiración siempre fueron las bandas como Molotov, Café Tacuba y hasta el mismo Juanes.
 
Después de haber conocido a su manager, envió un demo con cinco canciones. Fueron unos cincuenta discos distribuidos a diferentes personalidades de la industria, casas disqueras y con mucha suerte ‘Surco Récords’, de Gustavo Santaolalla lo contactó.
 
“Conmigo se comunicó Adrián Sosa cuatro meses después. Me explicó que trabajaba para Gustavo Santaolalla y que les había encantado mi música. Sosa me dijo; nos encantaría conocerte, estamos emocionados con lo que haces y queremos firmarte para nuestra compañía. No lo podía creer, ese fue un día para mí inolvidable, más cuando estaba sin saber qué camino iba a tomar mi vida, esa fue una señal para decirme que iba en el camino correcto”.
 
Para su primer álbum ‘Entre la Ciudad y el Mar’ Galindo entregó a su compañía un total de veinte canciones de las cuales se escogieron once para  trabajar en la preproducción
 
“El proceso del disco fue una experiencia muy linda porque me tocó trabajar con mis héroes, Gustavo Santaolalla, Adrián Sosa y Aníbal Kerpel, un equipazo de músicos muy talentosos. Realmente dejamos once temas ya que ese número a mí me gusta, es como de buena suerte y en realidad no se explicártelo. El primer sencillo fue ‘Te Perdí’, una canción que trata de saber que perdiste. En mi caso perdí un amor joven, de ocho años que estuvimos, entonces cuando tú estas tanto tiempo con una persona, tienes que reaprender a ser una persona sola. Aunque llevas esas memorias, quizás la parte física  está perdida, pero las experiencias te quedan a ti y te ayudan luego a crecer como persona y como ser humano”.
 
Para el cantautor México-americano el mar sigue siendo un tema de inspiración, de ahí sale el segundo sencillo ‘Barco de Papel’.
 
“No sé, pienso que el mar nos inspira a todos. Puedo pasarme un día entero con mi guitarra, mi eterna y fiel compañera que nunca dejo, y el mar. El video que logró Santaolalla para este segundo corte fue mágico, estoy de cara al mar solo en compañía de las gaviotas y un barco de papel dibujado. Lo filmamos en una de las ciudades que más me encanta por su mismo clima, Nueva York”.
 
El haber nacido en México, de madre americana y papá mexicano, hizo que se criara entre dos culturas, dos idiomas y de ahí el título que le dio a su disco.
 
“Yo estaba escribiendo poseía un día y me llegó esta frase, ‘entre la ciudad y el mar’, me tocó mucho porque he sido como te comentaba criado en dos mundos, dos países, al ser mexicano y americano esa fue la idea, la de capturar esa dualidad en este disco. También en las canciones tienen parte la ciudad, las historias de la gente al buscar una vida mejor y el mar. Es como mi vida personal, de quien soy yo,  de estar enamorado, después el desamor y siempre he usado mucho la metáfora del agua, no sé, a lo mejor será porque soy Piscis”.
 
Así es el sentimiento en la música de Gustavo Galindo, ya que acompañado siempre por su inseparable guitarra y a través de sus cuerdas, le surge la inspiración de unas notas llenas de magia y añoranza.
 
Fotos: Frank
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.