Héctor Soberón, contra viento y marea triunfó en el amor

Lo más importante para el actor mexicano es dejar una marca indeleble en cientos de televidentes. Todos sus personajeshan sido muy diferentes, eso le ha permitido conocer éste mundo actoral desde todos los ángulos posibles y siempre le gusta prepararse para nuevos retos, para nuevos personajes, como ahora en la telenovela  ‘Corazón Apasionado’.

“Soy un psicólogo que en un principio comienza a tratar a una persona con una grave enfermedad que es el alcoholismo ¿y por qué grave? Pues porque mata y la gente no se da cuenta hasta que no acepta que tiene el problema. Por azares del destino conoce a la protagonista, se enamora de ella y lucha para ganarse su amor con otros razonamientos, la pasión. A veces tiene unos matices que abordan en la locura y se va afuera de lo que es un psicólogo, así es el amor, ciego, y uno por amor hace estupideces, pero él sigue luchando porque el que persevera, alcanza”.

En su familia hay psicólogos y uno de sus mejores amigos lo es también, de esta manera pudo observarlos y ver su comportamiento.

“Traté de plagiarles, aunque muchas veces digo que no sé quién está más loco si el paciente o el psicólogo (jajaja), es que tiene que afectarles el escuchar tantas historias y en ciertos momentos sé que tienen que saber apartar lo que les están comentando para no dejarse llevar por las emociones, si no a donde irían”.

El último personaje deHéctor Soberón fue en la novela ‘Alguien Te Mira’, en donde encarnó al padrastro de Rafael Amaya.

“Yo estaba haciendo el programa de ‘Levántate’ en Puerto Rico y me llamaron de Telemundo para la novela ‘Alguien te mira’, como había terminado mi participación, acepté. Mi personaje era el padrastro del asesino, él había vivido una injusticia y estuvo mucho tiempo en la cárcel en donde le quitaron 15 años de su vida, imagínatelo, como sale una persona así, pues resentida, mal.  Sé que cumplí y llene las expectativas que estaban esperando, esto es lo bonito de la actuación, que siempre hay algo nuevo”.

Soberón, quien vive en la ciudad de Miami, enfatizó que aunque ha tenido actuaciones especiales en las telenovelas, sí le hace falta que aquí se le de la oportunidad de figurar dentro de los personajes estelares.

“La capacidad de un actor es que pueda ser camaleónico para hacer y deshacer. Yo recuerdo mucho una vez en una conferencia en Canadá donde estaba estudiando un actor que dijo; ‘el buen actor es aquel que tiene la capacidad de improvisar, de crear algo que no existe y hacerlo creíble’. Y eso es cierto, no hay papeles pequeños sino grandes actores, por eso no tengo un papel que yo diga, este quiero hacerlo. Todos son un reto, hacer lo mejor que puedo y entregar lo mejor de mí, obviamente esa es la disciplina y el profesionalismo que uno va teniendo. Pero a la misma vez es el respeto a lo que haces y sí me hace falta que aquí me den un protagónico o un antagónico”.

En Puerto Vallarta, Héctor trabajó en el programa radial ‘Q’onda Wey’ y en Miami en ‘Salud y Buena Vida’, asegurando que la experiencia que tuvo en la radio fue maravillosa.

“La radio tiene una magia. Si el radioescucha lo que escucha no le gusta, cambia de dial, entonces tú tienes que llevarlo a nivel de la imaginación para que se imagine todo lo que tú estás diciendo para que se divierta y disfrute. ¿Por qué es mágico?  Pues porque aquí solo entra el sentido del oído, es que no estás viendo a la persona y no sabes que cara está poniendo, simplemente con la voz los transportas a lo que tú dices y es increíble, me encantó, yo me divertía como enano, la gente nos seguía, pero lamentablemente no pudimos continuar, no teníamos la forma de seguirlo pagando, fue cuestión de presupuesto”.

Finalmente el actor de los ojos azul cielo, nos contó con mucha emoción del amor que siente por su esposa Janeth Durán y cómo se conocieron.

“La conocí en Puerto Vallarta, estaba acompañando a una amiga a un certamen de belleza y a mí me invitaron de jurado, estuvimos platicando por un buen tiempo. Fue una etapa muy difícil pues  yo me estaba divorciando. Janeth es de Aguas Calientes, de provincia y yo le dije: no quiero que salgas conmigo para que no te vayan a decir que estás saliendo con un hombre casado. Es más, hablé hasta con su mamá y le dije que en el momento en que yo me divorciara iba a salir con su hija. ¡No le estoy pidiendo permiso, le estoy avisando!, fue como le expliqué. Mi suegra es encantadora y me agradeció que la hubiera tenido en cuenta. Cuando tú involucras a los padres esto quiere decir que estás formalizando una relación seria, tampoco quería que pensaran que yo la iba a utilizar, a buscar como ese salvavidas en mi vida, no, para nada, era la mujer que estaba esperando. Janeth es una chava que te dice las cosas como son y es muy parecida a mí”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.