Lucía Rodríguez Miranda conquista New York con su propia “Fuenteovejuna”

La obra "De Fuenteovejuna a Ciudad Juárez" con la que la directora española hizo su debut en la capital del mundo se robó el aplauso del exigente público. Las grandes obras necesitan grandes actores y directores pero el montaje "De Fuenteovejuna a Ciudad Juárez", adaptación del clásico de Lope de Vega a la realidad contemporánea que hace unas semanas conquistó al público neoyorquino, mostró que más que un buen elenco y una buena cabeza, tocar temas espinosos con sensibilidad y atino hace más grande cualquier proyecto.
 
Con impecables actuaciones y una puesta en escena que mezcla la sencillez de recursos de utilería con la profundidad del mensaje, la obra de la directora Lucía Rodríguez Miranda nos trae la triste verdad que se vive en las calles de la ciudad más peligrosa de todo el hemisferio y aunque el teatro no salva a la humanidad, al menos nos deja con un extraño sabor de boca donde el público comienza a incluir a Ciudad Juárez en sus pensamientos.
 
La limpia adaptación de Lope de Vega y el recurso de figuras típicas de teatro experimental como cuadros desconectados de realidad y elementos oníricos, combinados con bruscas y agresivas imágenes como las violaciones a que son sometidas las mujeres por parte del Comendador y Flores, su perro ayudante, muestran el profesionalismo y la creatividad de la compañía The Crossborder Project y el Teatro Thalía de Nueva York.
 
El punto de discusión entre muchos espectadores es la responsabilidad que la obra parece endilgarle al gobierno del presidente de México, Felipe Calderón sobre estos feminicidios, pues por momentos pareciera que el guión quiere reducir el problema de Juárez a la guerra entre narcos y a la corrupción de estamentos oficiales y a más allá.
 
Pero con todo y esto y uno que otro vacío escénico, el arrullo del mariachi en vivo Flor de Toloache, la entrega de los actores en el escenario y la locura cuerda de la directora en su meritorio debut en las tablas, "De Fuenteovejuna a Ciudad Juárez" se llevó el respeto y los halagos de la "Capital del Mundo".
 
Nueva York solo espera que luego de triunfar en los festivales en los que la obra sueña brillar regrese al escenario que le dio la patadita de la buena suerte y donde le movió las entrañas a quienes tuvieron el privilegio de ver su corta temporada.  
 
Fotos cortesía: Valentina Riccardi
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.