María Elena Salinas, está lista para comerse el mundo

Es una reconocida periodista que por medio de sus entrevistas ha logrado estar con presidentes, políticos y hasta con dictadores a los que les ha preguntado de frente y sin adornos sobre su gestión. Esta hija de padres inmigrantes mexicanos es la presentadora, desde hace 25 años, del Noticiero Univisión junto a su amigo y colega Jorge Ramos. María Elena cree en una responsabilidad honesta con el compromiso de informar. Siempre piensa cómo se selecciona un titular, cómo se dan las diferentes noticias y ese es su ejercicio periodístico, pero así como es buena para entrevistar es "muy buena para ser entrevistada".

"Quien iba a decir que iban a pasar 30 años tan rápidamente, la verdad es que yo casi no los sentí, se me pasaron rapidísimo de 10 en 10 y de repente 20. Recuerdo que la idea de escribir el libro era para celebrar mis 20 años con Univisión, pero me tomó mas tiempo y ahora imagínate no lo puedo ni creer". La famosa presentadora siempre ha estado ligada a la cadena Univisión, demostrando estabilidad y profesionalismo.

"He estado bien enfocada y ha pasado tanto tiempo que no ha habido para muchas otras distracciones. Como yo tengo que hacer un juego de malabares siendo madre soltera de dos hijas, más las actividades cívicas que tengo con diferentes organizaciones no lucrativas y si a esto le sumas mi familia, el llevar mi casa y escribir mis columnas, me tengo que enfocar porque si no se descarrila el tren. Por suerte hasta ahora no se ha descarrilado y mientras la empresa considere que yo soy la persona que quiere que los represente, el público siga depositando en mi esa confianza y mientras a mi me siga apasionado mi profesión, aquí estoy. Cuando algunas de esas cosas empiecen a fallar, entonces quien sabe".

Es que la exitosa periodista jamás le ha dicho no a un reto desde que comenzó a trabajar en el canal KMEX-34 de Los Angeles como reportera en las calles, presentadora del noticiero local, un programa para la comunidad hispana, y por si fuera poco, con un espacio musical el fin de semana. "Siempre luché por no ser mediocre, por no ser conformista. Imagínate, después de 30 años estoy apenas comenzando a aprender a decir 'no' a algunas cosas. Le he dicho 'si' a cualquier desafío, a cualquier reto o meta que se me presente, siempre he dicho, lo puedo hacer y lo tengo que hacer. Creo que en parte es asi como me criaron ya que vi a mis padres tan bien enfocados y ellos no necesariamente tuvieron éxito en la vida, económicamente hablando, pero si en términos de lograr las metas, que en su caso era criar una familia cristiana, estable y que sus hijas tuvieran una educación para que fueran personas de bien, educación moral sobre todo".

Y asegura: "Mi madre era una trabajadora incansable y yo de ella heredé la ética del trabajo. Trabajaba como costurera pero era la mejor costurera, la mejor mamá, la mejor cocinera. Yo no heredé la parte de la cocina, (risas), cocino poco, pero de mi papá si heredé ese deseo de querer siempre aprender cosas nuevas todos los días. Él me enseñó que uno nunca deja de aprender, no importa qué edad tengas, él ya estaba mucho mayor y seguía leyendo, estudiando, eso herede de ellos, el ejemplo".

Hay dolores que no se ven en una pantalla y para María Elena esos dolores tienen dos nombres, el de sus hijas Julia Alexandra y Gabriela María. "Definitivamente lo más difícil de mi carrera fue desde el día en que nacieron las dos, tal vez para ellas no ya que estaban muy chiquitas, pero para mí era difícil y cuando empezaron a decir mamá no te vayas, me rompían el corazón, que dolor mas grande. Ahora que son adolecentes las estoy dejando en una etapa delicada en la que necesitan a su mamá, ya sea para las tareas, su vida social, o para esos cambios hormonales que pasan las niñas a esa edad. Siento que tengo que estar con ellas y creo que eso nunca va a cambiar, siempre va a ser difícil para mí el tener que viajar, el tener que dejar a mis hijas para estar trabajando, pero ellas si han visto en mi a una mujer trabajadora, a una mujer que llevo mi casa y que las mantengo sola".

Al preguntarle por su media naranja, ya que pudimos ver a una Maria Elena muy guapa y radiante, ella nos aseguró que aún no la ha encontrado pero manifestó al mismo tiempo: "Es muy bonito estar en pareja pero no hay nada peor que estar en una mala relación. No hay nada peor que eso, la vida es muy corta como para tener que estarse atormentando". Aclaró además: "Ya sé lo que hice con mi vida hasta este momento, algunas cosas buenas y algunas experiencias malas, pero todavía me queda el resto de vida, que puede ser mucho tiempo. Ahora tengo el poder, y lo digo por nosotras las mujeres divorciadas, de decidir cómo queremos vivir esta vida, con quien y al lado de quien compartirla. Hacia atrás para nada, ahora quiero caminar hacia adelante y estoy lista para comerme el mundo, como me dice mi hermana. A veces me preguntan ¿Cuál es tu hombre ideal? Yo no sé, respondo, depende con quien tengas química y eso es lo crucial. No importa la edad, no importa el físico, bueno si importa un poquito (risas), pero lo que si te digo es que no quiero jamás volver a estar en mi vida con un hombre flojo, aburrido y frio". Y subraya finalmente: "Tampoco digo que no me casaría jamás……. simplemente no es lo que estoy buscando. Claro que si me gustaría conocer a alguien romántico y divertido".

Foto cortesía: María Elena Salinas 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.