Maritza Bustamante nos habla de su gran amor

La influencia que tienen las telenovelas en la formación social, sucede cuando se dan mensajes sobre ciertos problemas que aquejan a nuestras sociedades y el público es el receptor que hace de ellas un hábito, por eso en sus manos queda la distinción del contenido que está recibiendo. Este es el caso de la telenovela ‘Relaciones Peligrosas’, en donde la bella actriz venezolana, Maritza Bustamante, es la profesora Ana Conde de Verdugo.

“Muy contentos con lo que hemos logrado con la novela, ya estamos en la recta final de las grabaciones, y por lo  que se ha podido mostrar que es lo que puede estar sucediendo en tu casa o en la casa del vecino. Ha sido una novela basada en las realidades, en donde se contaron las verdades y a muchos padres les ha servido como una ley de enseñanza, lograndode esta novela un éxito total”.

Desde el primer contacto con ‘Relaciones Peligrosas’, la actriz asegura que le encantó su personaje y las situaciones, fue como incursionar en otro tipo de actuación,con muchos matices, lo que le dio la oportunidad de mostrar su crecimiento y madurez como persona y actriz.

 “Definitivamente, y esto me pasó con Ana Conde. Tenía que cuidarme de no ser tan gestual con las manos, la voz un poco más ronca, mas seria y eso para mí es fatal ya que a todo momento me estoy riendo, pero a la vez ser tan directa sin cuidar que puedo estar hiriendo a las personas. Aunque Ana también sorprendió al público en su parte sensible, cuando le tocan su corazón la pudieron ver hasta llorando, es una mujer emocional cosa que pensábamos que ella no lo era. A nivel laboral Ana Conde de Verdugo está bien enfocada, logrando metas en ocasiones o situaciones que se le podían salir de las manos”.

La vida esta llena de sorpresas, tanto positivas como negativas, admite Maritza una mujer valiente, fuerte, muy aguerrida y que sabe disfrutar la vida al máximo.

 “No me apasiono en lo que no vale realmente la pena, porque de algo de lo que sí estoy segura es que no sé en qué momento nos vamos de este cuento. Es como en las novelas, no sabes cuándo te mandan de viaje, te matan, o vas en el carro y te estrellas. La vida es algo así, entonces hay que aprovechar los momentos segundo a segundo, bien vividos ya que tu mundo es la mente, el poder más grande que tenemos todos, es más, tú puedes estar debajo de un árbol comiéndote una manzana y ser la mujer más feliz del planeta. Hay quienes lo tienen todo familia, hijos, esposo, y son las personas más infelices, por eso hay que saber vivir la vida”.

También nos habla del apoyo y del amor incondicional que le profesa su mamá, lo que para ella ha sido muy esencial.

“Mi madre es mi mejor amiga, ha sido mi guía, mi mayor apoyo, con ella puedo hablar absolutamente todo, es mi más grande amor, ella es risa y la que yo tengo en mi cara se la heredé a mi mami, así como la pasión por la música y el baile. Recuerdo que la primera vez que me subí a un escenario de baile era una presentación de bailarinas grandes y ninguna de las pequeñas podíamos estar ahí sino en el teatro, como parte del  público, pero mi mamá habló con la coreógrafa de manera que se inventaron algo para que yo fuera parte de algunos de los bailes de ella y eso fue inolvidable para mí. De hecho cuando me fui a protagonizar a Venezuela en el 2007 me ofrecieron meterme en el concurso ‘Bailando con las estrellas’, entré y gané impulsada por ella”.

Y hablando de amores cuenta Maritza Bustamante con dos más que necesitan de su atención y sus cuidados.

“Tengo dos perritos Chuchi y Keko y al último lo llamo así pues todo el mundo desde que estaba pequeñito me preguntaba ¿Y qué cosa es eso? Todo el mundo lo ve feo pero para mí Keko es la cosa más hermosa, es algo así como un cruce de gato con mono pero es perro. Ellos son mis fieles compañeros y los adoro siempre están acompañándome”, finalizó la actriz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.