Se fue Whitney Elizabeth Houston, la reina de ébano de voz maravillosa

Generalmente escribo cosas positivas y alegres. Sin embargo, la desaparición de una de las grandes mujeres del género pop no me deja otra opción que ir en contra de mis principios. En la década de los ochenta cuando yo ya sabía que la música era mi una de mis grandes pasiones en la vida, me encontré con Whitney Houston y me enamoré de su voz. Sin lugar a dudas ella fue una de las pocas artistas femeninas que conquistó mi corazón.

Cuando un gran artista nos abandona más que un vacío deja un legado que debemos compartir con las nuevas generaciones y aquellos seres humanos que están por venir.

La peluquera de Whitney Houston encontró a la cantante el sábado en la bañera de la suite del Beverly Hilton con la cabeza bajo el agua y las piernas afuera de esta, como si se hubiera resbalado. La llamada a los servicios de emergencia se hizo alrededor de las 3:30 de la tarde.

Los paramédicos intentaron revivirla por más o menos veinte minutos y luego la declararon oficialmente muerta antes de las 4:00 hora local de Los Ángeles.

La cantante había reservado una suite en el hotel Beverly Hilton porque iba a acudir a la fiesta que había organizado allí el productor musical Clive Davis la noche del sábado, un evento anual que reúne a muchas estrellas musicales y que se celebra en la víspera de la gala de los Grammy.

Cissy Houston, la madre de Whitney habló por teléfono con la cantante minutos antes de su fallecimiento y dijo no haber notado nada fuera de lo común en el comportamiento de su hija, informa Pablo Scarpellini desde Los Ángeles.

El cuerpo sin vida de Whitney Houston fue trasladado el domingo por la mañana desde el hotel Beverly Hilton, en Beverly Hills, lugar donde murió, hasta la morgue del condado de Los Ángeles para comenzar con los trámites de su autopsia cuyos resultados serán develados en algunas semanas.

A pesar de que Clive Davis fue informado del fallecimiento de su amiga, él siguió adelante con la fiesta prevista en el mismo hotel donde el cuerpo de Whitney permaneció por cuatro horas después de haber sido descubierto. "Ella habría querido que la música continuara. Ella llenaba de gracia el escenario con una presencia majestuosa", dijo Davis, quien le dedicó la velada y pidió un momento de silencio.

Houston ganó seis premios Grammy y vendió unos 170 millones de discos. En total, consiguió 22 premios musicales, más que ninguna otra mujer en Estados Unidos.

Al final de su carrera, Whitney Houston se convirtió en una gran advertencia sobre el impacto de las drogas. Ella confesó que abusaba de cocaína, marihuana y píldoras entre otras. "El mayor demonio soy yo. Puedo ser mi mejor amiga o mi peor enemigo", dijo Houston a Diane Sawyer de la cadena ABC. Su impecable voz se tornó ronca y áspera, incapaz de alcanzar las notas a las que naturalmente llegaba en sus tiempos de sobriedad y gloria.

Durante la ceremonia de los premios Grammy la cantante Jennifer Hudson rindió homenaje a Whitney.

Se fue la reina de ébano de voz maravillosa.  Adiós Whitney, “We will always love you”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.